This is default featured slide 1 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 2 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 3 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 4 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 5 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

Correspondencia

DESPACHO

viernes, 30 de marzo de 2012



sábado, 10 de marzo de 2012

EL AGAPE

Es costumbre antigua dentro de la Orden Masónica, que al finalizar los trabajos, los HH: que han trabajado juntos se reúnan en el ágapeo refrigerio, este refrigerio es de gran importancia en las logias ya que en el fraternizan y llegan a conocerlos, si ES que en el Templo casi nunca hacen uso de la palabra.
Concluido los trabajos masónicos, por orden del VM, el M de C. invita a los HH:, al refrigerio que es la continuación de los trabajos, estos refrigerios siempre deben hacerse a cubierto, o sea en locales apropiados donde no haya gente profana.
El M.C. consulta con el V.M y el 2do. Vig. para designar al H: o R:.H:.  que tendrá a cargo uno de los brindis de ordenanza.

Los brindis de ordenanza son siete a saber:

  1. EL PRIMER BRINDIS DE ORDENANZA, POR LA PATRIA Y SU PRIMER MANDATARIO.
  2. EL SEGUNDO BRINDIS DE ORDENANZA, POR La GRAN LOGIA DEL PERU Y SU GRAN MAESTRO.
  3. EL TERCER BRINDIS DE ORDENANZA, POR LA LOGIA OFERENTE.
  4. EL CUARTO BRINDIS DE ORDENANZA, POR LA LOGIAS DE JURIDICCION.
  5. EL QUINTO BRINDIS DE ORDENANZA, POR LAS LOGIAS DE LA CORRESPONDENCIA.
  6. EL SEXTO BRINDIS DE ORDENANZA, TEMA LIBRE.
  7. EL SEPTIMO BRINDIS DE ORDENANZA, POR LOS HH.·. EN DESGRACIA.
El PRIMER, SEGUNDO Y SEPTIMO BRINDIS SE HACE DE PIE, El último brindis por los HH.·. en desgracia se hace en SILENCIO;
En los antiguos misterios, era costumbre en las Tenidas de Mesa ofrecer los siete brindis en holocausto a los siete planetas conocidos en aquellas lejanas épocas.
  • 1er. BRINDIS DE ORDENANZA, POR LA PATRIA Y SU PRIMER MANDATARIO:
El Hierofante ofrendaba el Primer Brindis al Sol, Rey del Universo al cual debe la naturaleza su exuberante fecundidad, en nuestros días este primer brindis se hace en honor a la Patria y a su Primer Mandatario.
Es importante que el H;; que sea delegado para ofrecer este primer brindis debe formular palabras de honor y homenaje a la Patria a lo que representa a nosotros ciudadanos del mundo.
El Masón cualquiera que se encuentre, sea o no su Patria, brinda con emoción porque en ella esta brindando por la suya propia, se menciona al Primer Mandatario porque toda Nación tiene su Primer Gobernante.
Al brindar por el Primer Mandatario nos despojamos de cualquier sentimiento de ideología política, porque en nuestros propios rituales nos lo dicen desde la Iniciación, por consiguiente seamos siempre fieles a la Patria, deseando que el Mandatario reciba las luces generosas del GADU para que cuide y lleve adelante los intereses de la Patria.
Este Primer Brindis de Ordenanza se dedica hoy al Jefe del Estado.
  • 2do BRINDIS DE ORDENANZA, POR LA GRAN LOGIA DEL PERU Y SU MUY RESP. GRAN MAESTRO:
Según los antiguos misterios, el segundo brindis se ofrecía en honor a la Luna, Astro melancólico, que según nuestros antepasados ilumina con sus rayos los más recónditos misterios, así, hoy y siempre, el Gran Maestro ilumina a todas las Logias de la Obediencia con sus atinadas y sabias instrucciones.
Alto honor para el H. que va ofrecer este brindis resalte a nuestra Logia que está bajo la jurisdicción de ella y por consiguiente debemos de poner empeño en aplicar frases alusivas a lo que para los Masones de la jurisdicción significa la Gran Logia del Perú, continuando con este brindis nos referimos al Muy R.·. Gran Maestro, máxima autoridad de la Muy Resp; Gran Logia del Perú.
Este segundo brindis se dedica a la Gran Logia y su Gran Maestro.
  • 3er. BRINDIS DE ORDENANZA, POR LA LOGIA OFERENTE:
En los antiguos misterios, el Tercer Brindis lo hacían en honor a Marte, Divinidad que presidía los consejos y los combates, hoy se hace por la Logia oferente y su V.M::, como una recomendación al Hz: que ha sido designado para ofrecer este brindis no debe pertenecer al Taller debe ser un H. que nos está honrando con su presencia y pertenezca a otra Logia, ya sea como comisionado de ella o simplemente como visitador, no puede brindar por la Logia oferente un Hg. que es de ella, salvo caso extremo de no contar con HE:, de otras Logias.
El H. que ha sido honrado para ofrecer este brindis, tiene la magnifica oportunidad de hacer resaltar todas las virtudes que ha visto al visitar la Logia oferente, la hospitalidad propia de los masones, el acontecimiento de la ceremonia que pueda ser iniciación, adelanto, exaltación o aniversario, puede continuar mencionando al Vi.M.·. de la Logia oferente que es un fiel cumplidor de las Leyes, usos y costumbres de la Orden.
Este brindis se dedica al Vi.M.·. de la Logia.
  • 4to.BRINDIS DE ORDENANZA, POR LAS LOGIAS DE LA JURISDICCION:
En los antiguos misterios, este brindis estaba dedicado a Mercurio, por ser el Dios de la Vigilancia del Olimpo y el encargado de la iniciación y cesación de las labores, lo que en nuestros tiempos, aquí, en esta jurisdicción, son los Vigilantes de la Logia.
Brillante brindis que nos da oportunidad para manifestar que siempre que nos reunimos en un refrigerio fraternal, nos acordamos de los EH:; que forman las columnas de las Logias de la Jurisdicción, o sea de la Logia que esta bajo el control de la Gran Logia del Perú.
En este brindis se recuerda a los Mi. miembros de nuestra familia que se encuentran ausentes en otros valles, se brinda por X o Z que no están con nosotros, seguramente ellos también se están acordando en esos momentos de nosotros y posiblemente están brindando por su familia.
Este brindis se dedica al Primer y Segundo Vigilante.
  • 5to. BRINDIS DE ORDENANZA, POR LAS LOGIAS DE LA CORRESPONDENCIA:
En los antiguos misterios nos señalaban que lo ofrecían en honor de Júpiter, Dios de la prosperidad y de la Hospitalidad, lo que nos demuestra claramente lo indicado al comienzo de esta parte.
Este brindis de alto significado de fraternidad, nos indica de por si que lo ofrecemos en honor de las Logias con las cuales mantenemos correspondencia, solificando así más los lazos que unen a la fraternidad masónica.
En este brindis los masones deseamos la prosperidad de todos nuestros HH:: de las Logias que forman la gran familia llamada la Gran Logia Universal protegida e iluminada por él.
Se dedica a los EH:: visitadores y a los Talleres afiliados, es decir, a los huéspedes masónicos.
  • 6to: BRINDISDE ORDENANZA, TEMA LIBRE:
En los antiguos misterios nos dicen que se ofrecía a Venus, Diosa y Símbolo perpetuo de la madre naturaleza, Diosa de la Generación y encanto de los hombres y de los propios Dioses.
Su título de Tema Libre es amplio y da oportunidad para que los HH:: puedan poner a flor de labios lo que sus sentimientos quieran expresar.
Se acomoda este brindis al tema de las circunstancias, inclusive se puede expresar del simbolismo de nuestra Orden para así de esa manera dar instrucción a todos los HH:: que se hallen presente en el refrigerio.
Se dedica a los oficiales y a los miembros de la Logia y especialmente a los nuevos iniciados para quienes el estudio de la naturaleza debe ser en lo sucesivo una de sus ocupaciones principales.
  • 7mo: BRINDIS DE ORDENANZA, POR LOS HH:: EN DESGRACIA:
En los antiguos misterios se hacía en holocausto al Padre Saturno, cuyos múltiples satélites lo circundan en apretado y cariñoso abrazo.
Es brindis se hace de pié y en silencio y es dirigido por el Muy R.·. Gr M:, o par el V::M; del Taller, y se brinda pensando en los HH:: en desgracia que se encuentran al amparo del que nada nos niega en nuestra tribulaciones, el G.·.A.·.D.·.U.·.
Recomendamos de una manera especial a los HH:: y no es demás insistir, en que los refrigerios como su nombre lo indica, es alimento moderado, moderación en el comer y en beber y los HH: deben de comportarse en ellos correctamente sin excesos.
La asistencia a los refrigerios debe ser obligatoria para todos los EH.·. que han concurrido a la Ten:: salvo casos de fuerza mayor que se hará saber al V.M::, esta obligatoriedad no es por el simple hecho de dictar una norma sino que el la practica ha quedado demostrado hasta la saciedad que las Logias más unidas y poderosas son aquellas en que después de la Tenida se reúnan los EH:: en un ágape fraternal.
En el refrigerio es donde se cambiar ideas extra logiales, sobre la mejor forma de trabajar, obtener fondos para determinado beneficio, se hacen proyectos y se escuchan sugerencias que en Los:: abierta sería muy difícil por el poco tiempo de que dispone y que siempre hay que dedicar al trabajo y despacho de los asuntos masónicos.
Las Luces aprovechan de estas conversaciones para captar las ideas y ponerlas en práctica después en el Tall.·.
Además al estar reunidos sin la formalidad del Ritual, los EH.·. se manifiestan tal cual son, y así de esa manera se pueda apreciar la capacidad, la inquietud, la moralidad, etc. de cada uno de ellos.
Un ejemplo claro e importante de asistir a los refrigerios los tenemos en nuestro propio Taller, ya que es proverbial la unidad de los HH.·. de la Logia, y esta unidad precisamente se obtiene de estas reuniones o ágapes fraternales en que terminan siempre nuestras tenidas.

jueves, 1 de marzo de 2012

BRINDIS DE ORDENANZA EN LA MASONERIA

La Celebración por Medio del Brindis   


Todos los pueblos de la antigüedad y todos los misterios antiguos celebraban sus banquetes místicos y religiosos. Los egipcios y griegos daban banquetes sagrados; los romanos celebraban los LECTISTERNES a los cuales invitaban a sus Dioses, cuyas estatuas rodeaban la mesa del festín. Los judíos se reunían en comidas religiosas prescritas por Moisés; los primeros cristianos celebraban sus comidas de amor y caridad en el nombre de ÁGAPES, en los cuales llegaron a provocarse tales desórdenes que hubieron de suspenderse; No obstante, los Masones los hemos conservado en toda su pureza.
La masonería, fiel admiradora de los misterios de la naturaleza, celebra todos los años, en los dos SOLSTICIOS esas fiestas tan interesantes que siempre llenan de júbilo el corazón de sus integrantes. En esta doble época el astro vivificante se detiene aparentemente como si quisiera indicar a los hombres que tienen que suspender el curso habitual de sus trabajos para entregarse a un acto de gratitud hacia el autor de todas las cosas.
Cuan hermoso es el día en que millones de hombres pertenecientes a todos los países, religiones y ceremonias, animados por un mismo espíritu y unidos por un mismo lazo de FRATERNIDAD, piden al eterno el triunfo de la PAZ, de la JUSTICIA y de la VERDAD. Renuevan el juramento de AMARSE, SOCORRERSE Y TRABAJAR sin descanso para ALIVIAR los males que padecen sus semejantes.
Los banquetes masónicos son esencialmente MÍSTICOS por sus formas, y FILOSÓFICOS por sus principios, por lo tanto, el banquete que ahora celebramos no es una comida vulgar. La sabiduría antigua no habría hecho obligatoria una reunión que solo tuviera un fin frívolo, Nuestros ágapes completan la gran ALEGORÍA que se desarrolla en los diversos grados. La forma de nuestra mesa es absolutamente ASTRONÓMICA, pues el solsticio de verano representa el hemisferio superior y el solsticio de invierno el hemisferio inferior.
“Las palabras compañero, compañerismo, (compagnon o compagnonnage), son formas primitivas medioevales como se conocía la masonería y que tiene su etimología en “cum panis”, los que comparten el pan, y que reflejaba de forma popular una ceremonia que consistía en reunirse en la logia y compartir allí fraternalmente los alimentos que se dispusieran ese día”
Los ágapes y los banquetes dentro de la concepción masónica juegan un papel social y cultural importante, no porque constituyan una actividad relacional más de la logia, o del Capítulo, sino porque están concebidos a partir de toda una corografía de gestos que se han venido denominando como “trabajos de mesa o “trabajos de masticación” los cuales a través de ellos se fijan una serie de enseñanzas, de reglas que marcan y moldean de forma muy determinante los rituales masónicos que se le dedican.
Los banquetes, los brindis,  y los ágapes han tenido siempre una fuerte presencia en toda nuestra historia como raza humana. En ocasiones va a ser la religión quien va a acentuar, aún más si cabe, el sentido ritual de esos encuentros gastronómicos que estarán presentes en los más diversos pasajes de nuestros periplos existenciales, y como no, incardinados en todos los continentes y nacionalidades; con actos que van desde la alegre celebración como pueden ser los bautizos o las bodas; ritos iniciáticos de todo tipo, llegando al triste momento de tener que despedir a nuestros difuntos en su pase al Oriente Eterno.
El ágape, es como si dijéramos una entidad menor, es el día a día de la logia, es el pequeño refectorio que se celebra tras cada Tenida. Si los Hermanos asistiesen a él revestidos de sus insignias, se colocarían en la mesa como si se tratara de un Banquete de Orden. En caso contrario sola la mesa en el Oriente estará organizada como tal para el Banquete de Orden, sentándose luego y de forma indiscriminada el resto de los Hermanos. Teniendo en cuenta que si hay profanos disfrutando del Ágape, deben ser colocados de forma preferente entre los Hermanos.
En los ágapes a diferencia con el Banquete de Orden no debe de emplearse ningún ritual, por lo tanto los brindis reglamentarios pueden ser celebrados, pero con un ceremonial simplificado, pudiendo intervenir los oradores y los oficiales de la logia y tomar la palabra tal y como dispone el Banquete de Orden; lo cual nos acopla para realizar la Cadena de Unión al cierre de los trabajos, aún cuando haya profanos en el ágape, por lo cual se aconseja hacerles participar de dicho lazo de unión fraternal.
El ágape se refiere mucho más al deseo de unión con los demás, ya que el amor para la especie humana es la garantía de su perduración y de su progreso en cuanta sociedad organizada para los individuos. Este amor, aparte de ser un estímulo de su constante perfeccionamiento moral e intelectual, es lo único que le eleva en su caso a la mayor felicidad que pueda darse en esta vida.
El Banquete siempre, como ya hemos dicho, se celebra bajo la presidencia del Venerable Maestro que preside la Logia, y siempre se abrirá en el Grado de Aprendiz y los Hermanos que participen de este magno convite irán revestidos de sus insignias (Mandil, banda de Maestro Masón, collar de Oficial y los guantes) con la diferencia de que tanto el Venerable como los Vigilantes portaran sus respectivos malletes.
El origen de los brindis está sin duda relacionado con el propio sacrificio religioso por el cual se ofrendaba el cáliz lleno de sangre, o de vino, imagen también simbólica de la sangre de la Tierra, a los dioses en señal de agradecimiento o a cambio de sus favores en las cosechas, guerras, etc.
Por evolución, o degradación mística, estos sacrificios se fueron ofreciendo a dioses menores y a súplicas más domésticas, tales como la salud y el bienestar de una comunidad, una familia, un matrimonio o un recién nacido.
De esta forma en la liturgia de los ágapes, durante la celebración más solemne del acto, la Eucaristía en los círculos cristianos, el artífice de la oblación ofrece el sacrificio al Ser Supremo, o a la causa invocada, para reunir todas las fuerzas del acto, y así santificar el vino.
Estas palabras de invocación son las que verbalizan de forma sintética el objetivo del sacrificio, del acto litúrgico, del ágape en sí, y por tanto deben ser medidas y muy consideradas ya que simbólicamente representan la función de la reunión en sí misma.
Como es lógico toda comida ceremonial se celebra con un objetivo fundamental, por lo que en el momento culminante del acto, todos los asistentes, siguiendo las pautas marcadas por el sacerdote o el director del acontecimiento, en nuestro caso el Venerable Maestro de la logia convocante, han de brindar en señal de júbilo y agradecimiento ante aquellas fuerzas a quienes se les ofrece el sacrificio, momento en que debe observarse un absoluto silencio, y realizarse según el más estricto ritual, ya que es en sí el momento más solemne de toda la liturgia de la mesa.
Los brindis en nuestros ágapes fraternales son siete, tienen una antigua tradición y una historia respetable dentro de la F:.M:., en referencia al quinto brindis hay mucho que recordar. De éste brindis, que tiene más de 170 años de antigüedad, conservamos solamente un breve enunciado: "Por todas las Logias de la Correspondencia y la Amistad y, por todos los Masones esparcidos sobre la faz de la tierra".
Anderson refiere en su segunda edición, que "en 1719, habiendo sido instalado el Q:.H:. Jean Théophile Desaguliers como Gr:.Maest:. estableció de inmediato los antiguos brindis regulares o ceremonias de beber a la salud de otro, como antes lo verificaban los Francmasones".
El hecho de brindar, ofrecer la copa con el líquido que se va a degustar por otra u otras personas o por algo en especial importante para quien bebe, para los demás o para su cultura, es un ritual considerado muy antiguo; de hecho se puede observar en las culturas romana y griega. Posteriormente lo encontramos en Inglaterra en la expresión "washael" de los Sajones, término equivalente a la frase moderna, "A su Salud".
En esa época se acostumbraba beber en el recinto de la Log:. durante el tiempo de reposo, evitando los excesos y siguiendo los Preceptos Antiguos que prescriben que "la jovialidad entre los HH:.debe disfrutarse con regocijo razonable y decente, sin forzar a nadie a comer o beber más de lo que él desee, ni impedirle retirarse a su hogar en el momento que lo crea conveniente". Los brindis por tanto, se realizaban con la mayor discreción y orden y el Maest:. al realizar el suyo se cercioraba antes que los VVig:. estuvieran en sus puestos.
La primera referencia escrita a los brindis en nuestra orden figura en las Constituciones de Anderson del año 1723, en la que hay un verso que expresa textualmente: "Detengámonos para beber a la salud de nuestro Gran Maestro actual". Luego aparece una publicación editada en Francia en 1742 titulada "Los Secretos de los Francmasones", en los que se indican la secuencia de los brindis: por el Rey, por el Maestro de la Logia, por los Vigilantes de la Logia, por el Iniciado y por todos los Masones de la Logia.
El H:. Laurence Dermott en su libro masónico "Ahiman Rezon" publicado el año 1756 presenta un brindis, que en la página 36 expresa textualmente: "Por todos los Masones Antiguos, donde quiera que se encuentren, dispersos u oprimidos alrededor del mundo". El tema de Masones oprimidos y dispersos, aparece incluido en todos los Catecismos masónicos desde el año 1798, en que aparece en la "Clave del Maestro" del H Brown, hasta las "Lecciones de Claret" del año 1840.
En éste último catecismo, el tercer brindis expresa textualmente: "Por todos los pobres y afligidos Masones, donde quiera que se encuentren esparcidos en la faz de la tierra y el mar, deseándoles una pronta mitigación de sus aflicciones y un pronto retorno a su tierra natal, si ellos así lo desean".
Este generoso y fraternal recuerdo, por todos nuestros HH:. ausentes tiene un origen más remoto aún, pues hay una versión del mismo en el Libro Hebreo de Oraciones, codificado hace 1.100 años, cuya invocación recuerda prácticas aún más antiguas. La invocación que se recita dice: "Por todos nuestros hermanos de toda la casa de Israel, donde quiera que ellos sufran penurias o cautividad, ya se encuentren en el mar o en el desierto, quiera el Todopoderoso tener piedad de ellos y llevarlos del infortunio a la liberación, de la oscuridad a la luz y del vasallaje a la redención, ahora o prontamente, Amen.
"VIVAT! VIVAT! VIVAT!" es la exclamación que acompaña a los masones en sus brindis fraternales, Es definida como "el grito de alegría de los Masones del Rito Francés". VIVAT “es una palabra latina, y significa literalmente, “Que vivan”, pero ha sido domiciliada en francés y Boiste, el Diccionario Universal la define como “Un grito de aplauso y alegría que expresa el deseo de la preservación” Los masones franceses dicen, “Fue recibido con la VIVAT triple” para indicar que fue recibido con los honores más altos de la logia.
Podría utilizarse igualmente la exclamación: HOUZZÉ! HOUZZÉ! HOUZZÉ! Remontándonos a los tiempos de la Masonería Operativa o aun más atrás tal vez, nos encontramos con que la expresión que tanto repetimos en nuestra batería de grado, tiene una historia con datos por demás interesantes. Sus múltiples significados: En árabe…. Viva, en escocés, Salve, en Egipto, Hurrah… sinónimo de Acacia (Un árbol perenne y lleno de misterios del cual agitaban ramas en muestra de alegría).
Así pues, esta expresión siempre ha estado ligada a manifestaciones de alegría, tan es así que la usamos para manifestar nuestra alegría y contento por iniciar los TTrab:.de
cada Ten:., por recibir correspondencia de nuestra Gr:.Log:., por bien finalizar los TTrab:.de cada Ten:.y algunas ocasiones más.
Con el paso del tiempo, los brindis MMas:. operativos ocuparon la exclamación al inicio y final de la construcción de una catedral, con lo que pedían permiso y perdón al G:.A:.D:.U:., ya que la construcción agredía al cielo y a la tierra con su presencia; esta exclamación era lanzada hacia el aire, hacia el sol o hacia el cielo.
Tenidas y refrigerios masónicos, los 7 brindis de ordenanza y el banquete logial.
séptimo brindis, masonería en español, Perú logias, logias de la jurisdicción. La mejor forma de estar enterados de las tradicones y formas de celebrar en la masonería mundial.